Tratamientos de infertilidad: Todo lo que debes saber

Llegó el momento, ya diste el primer paso y asististe a tu primera cita, ya tienes tu diagnóstico y un plan a seguir:  pero ahora te hablan de diferentes tratamientos de “baja y alta complejidad”.  Sabemos que estos términos te generan ansiedad y confusión, por ello hoy te daremos un pequeño, pero sustancioso resumen sobre los tratamientos de fertilidad y lo que debes saber sobre ellos.

Comencemos con lo más simple ¿qué es un tratamiento de fertilidad?,  para responderte esta pregunta debemos recordar primero que la infertilidad ocurre cuando una pareja no logra embarazarse luego de un periodo de 12 meses de intentarlo. También se presenta en parejas que tienen abortos recurrentes y no logran que el embarazo culmine con un bebé sano en casa.

Ahora bien, un tratamiento de fertilidad es un conjunto de técnicas  médicas de alta o baja complejidad que están diseñados para favorecer ese embarazo y lograr llevarlo a término. Cuando hablamos de “alta o baja complejidad” nos referimos al nivel de dificultad de los procedimientos que deberemos llevar a cabo para alcanzar la meta (tener un bebé en casa sano).

Tratamientos de Baja complejidad

Es importante que sepas que los tratamientos de menor complejidad no tienen la misma tasa de efectividad que los de mayor complejidad. Es decir, no son tan efectivos. Esto se debe, a que en estos tratamientos no estamos interviniendo directamente con el proceso de la fecundación.

Son procesos más simples y naturales en los que el óvulo y el espermatozoide se encuentran por sí solos sin que exista una manipulación en un ambiente controlado como el laboratorio.

Entre estos tratamientos puedes encontrar

1.        Inducción de la ovulación:

Este proceso consiste en darte ciertos medicamentos para ayudar a los folículos que se encuentran en tus ovarios a crecer. Muchas veces esta técnica es lo único hace falta para lograr el embarazo, cuando hay algún problema de ovulación.

Durante este tratamiento solo deberás  tomar de 1 a 3 píldoras por 5 días al principio del periodo menstrual. Por lo general estos fármacos los usamos en combinación con la inseminación artificial o el coito dirigido.

El objetivo principal de esta técnica es que se liberen los óvulos justo para el momento en que se ha planificado la inseminación artificial o el coito dirigido, incrementando así las posibilidades de lograr tu  embarazo.

2.        Coitos programados:

Como el nombre lo dice, en esta técnica monitoreamos el desarrollo de tu ovulación, con el fin de poder determinar el momento adecuado en el que deberás tener  relaciones con tu pareja,  aumentando así  las probabilidades de que logres tu embarazo de forma natural. Es decir, te indicaremos el día que  tendrán mayor posibilidad de lograr un positivo.

Esta técnica es ideal para parejas jóvenes que tienen algún problema  de ovulación y en particular para aquellas parejas fértiles que quieren aumentar sus probabilidades de concebir. El éxito del coito dirigido depende mucho de que tus  trompas de falopio estén permeables, tu útero se encuentre saludable y los espermatozoides de tu pareja sean normales.

3.        Inseminación Artificial o IUI:

La IUI es una técnica  bastante sencilla e indolora que no demorara más de 5 minutos,  durante esta,  utilizaremos un  catéter suave para introducir el semen de tu pareja directamente en tu  útero  justo en el momento en el que estés ovulando.

Para saber cuál será el día adecuado en el que  realizaremos el procedimiento, te haremos  algunos exámenes hormonales de sangre y ultrasonidos.

Como verás, es un procedimiento sencillo y lo recomendamos especialmente para mujeres menores de 40 años, cuando existe una disminución en la cantidad de espermatozoides o en  casos de infertilidad inexplicable.

Tratamientos de Alta complejidad

Al contrario de los tratamientos de baja complejidad, estos son llevados a cabo en  un laboratorio, este laboratorio  debe  cumplir con  condiciones muy específicas que garanticen la sanidad, temperatura y demás características idóneas para manejar las muestras durante los procedimientos.

Con estos procedimientos aumentarás tus posibilidades de lograr tu embarazo, ya que son mucho más  efectivos y sus tasas de éxito son mucho más altas.  Recomendamos estas técnicas  a parejas que ya se han realizado tratamientos de baja complejidad y aún así no logran  concebir.

Soy de los que piensa, que dos intentos de inseminación artificial fallidos o cualquier otro tratamiento de baja complejidad, son suficientes para recurrir a tratamientos más complejos que aumenten las posibilidades de lograr un bebé en casa.

Recomiendo estas técnicas a parejas de más de 35 años que han intentado embarazarse con otros métodos, también a parejas menos de 35 años que ya han  intentado con otros métodos pero no han logrado un embarazo exitoso.

Entre estos tratamientos puedes encontrar

  1. In Vitro Convencional:

Seguramente ya has escuchado sobre esta técnica; se lleva a cabo en el laboratorio, aquí se colocan juntos  un óvulo maduro junto a los espermatozoides y se dejan para  que ocurra por sí sola la fecundación.

  1. ICSI:

 

Esta es la técnica que realizamos en nuestros laboratorios de Panama Fertility.  Aquí seleccionamos los mejores óvulos maduros y los mejores espermatozoides. Luego mediante una  memicroinyección intracitoplasmática colocamos el espermatozoide directamente en el óvulo; una vez fecundado, lo llevamos a incubadora, esperando finalmente el día de la transferencia.

Con este procedimiento aumentamos hasta el 97% de probabilidades acumuladas de lograr con éxito el embarazo. Lo  recomendamos para parejas en donde ambas partes o el hombre padece infertilidad.

En Panama fertility diseñamos la estrategia adecuada para ti, basada en un diagnóstico certero que nos permite sacar el mayor provecho de cada uno de los procedimientos que te ofrecemos.   Te diseñamos un plan de acción que nos permitirá cumplir tu sueño de ser madre.

Categorías

AGENDA UNA CITA